Investigación y Acción por el Clima se suma a la huelga global por el clima convocada el 24 de mayo

Juventud por el Clima convoca el 24 de mayo a una nueva huelga climática. Cada día aparecen nuevas evidencias científicas de que nos encontramos en situación de emergencia climática y no estamos incidiendo mínimamente en una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde 2016 se aprecia una clara disminución de la superficie que cubre el hielo ártico. La desaparición de este hielo está activando un bucle de realimentación positiva del cambio climático: menos hielo implica menor reflexión de radiación y más calor. Por otra parte amenaza la liberación de gas metano contenido baja la capa de permafrost.

La lógica del crecimiento de la economía globalizada continúa demandando un creciente consumo de energía fósil. La crisis climática es un síntoma del rápido agotamiento de recursos energéticos y materiales no renovables que pone en jaque a la civilización industrial y la cultura productivista y consumista. Necesitamos un cambio de paradigma basado en un cambio de valores, que ponga la vida en el centro. Es posible vivir mejor consumiendo menos recursos no renovables y reduciendo drásticamente las emisiones contaminantes y las montañas e islas de residuos.

Esta convocatoria coincide en Europa con el cierre de la campaña electoral para renovar el parlamento europeo. En España coincide además con el cierre de la campaña de las elecciones municipales. Esperemos que los principales líderes políticos se decidan de una vez a hablar claro de la situación de emergencia en la que nos encontremos y que centren sus discursos en plantear el cambio de rumbo que necesitamos.

¿15M Climático?

Concentración de Juvuntud por el Futuro en la Pza de la Encarnación. 15/03/2109

La concentración convocada por Juventud por el Futuro (Fridays For Future) ante el ayuntamiento de Sevilla ha sido un éxito y terminó en la Plaza de la Encarnación, conocida en su momento como la plaza del 15M. Se buscan paralelismos entre ambos movimientos. Si el primero puso el acento en la necesidad de construir una democracia real, está lo pone en la necesidad de la Justicia Climática. Ambas tienen en común que han surgido desordando las mediaciones políticas, sindicales y asociativas. Nunca una manifestación climática convocada desde instancias formales había logrado juntar tanta gente con consignas tan potentes. La unidad para la supervivencia, el cambio de sistema y no el cambio de clima, las multinacionales y los gobiernos señalados como principales responsables. Mujeres jóvenes, muchas aún niñas, están protagonizando esta causa. Pero señalan a la generación adulta. No da tiempo a esperar a que ello sean adultos para producir los cambios necesarios. Hay que hacerlos ahora. Y la pelota está en los actores políticos actuales que tendrán que posicionarse. Podemos estar asistiendo a un cambio de marco. Es pronto para saberlo, pero esta primavera trae savia muy fresca.

Presentado el Manifiesto de apoyo a las movilizaciones estudiantes por el clima

En la imagen el grupo de personas investigadoras y educadoras concurrentes al acto de presentación a los medios, de izquierda a derecha: Joaquín García González, Alicia Guerrero, María Lamuedra, Carmen Guerrero, Fátima Rodríguez, Francisco Casero, Esteban de Manuel, Valeriano Ruiz, Ricardo Marques, Lina Gavira. Abajo: Antonio Aguilera, Eduardo García y Luis Andrés

Sevilla 14 de marzo de 2019

Un grupo de investigadores y educadores presentamos ante los medios de comunicación, en el Aula 0.1 de la facultad de Ciencias de la Comunicación de Sevilla, el manifiesto en apoyo de las movilizaciones estudiantiles por el clima, que en ese momento había superado las 1.500 adhesiones de toda la geografía española, y de apreciados colegas latinoamericanos. Tras la lectura del manifiesto, los asistentes dieron razón de la importancia del contenido de la protesta estudiantil.

Tal y como concluye el informe presentado por los expertos del IPCC a la Cumbre Mundial del Clima en Katowice, es preciso un esfuerzo sin precedentes para cambiar » para evitar que el calentamiento global supere 1,5ºC, pero se necesita un esfuerzo sin precedentes. Si no recortamos tajantemente las emisiones industriales y de transporte, la temperatura global ascenderá a 1,5ºC en algún momento entre 2030 y 2052. Se necesitarían cambios de gran alcance y sin precedentes en cuestión de energía, industria, transporte, agricultura, ciudades y edificios. Llegar a reducir alrededor de un 45% las emisiones globales de CO2 de origen humano en 2030, respecto a los niveles de 2010, y lograr el cero neto en 2050″

Los firmantes del manifiesto pertenecemos al mundo científico y educativo y nos sentimos impotentes al comprobar que la llamada Sociedad del Conocimiento se limita a mirar hacia la academia y los centros de enseñanza en busca de saberes instrumentales y útiles para seguir haciendo negocios como siempre, incrementando la competitividad, mientras da la espalda al conocimiento científico que acumula evidencias de que la civilización y la vida se acerca rápidamente hacia el colapso, precisamente por seguir haciendo los negocios como siempre. Desde las universidades estamos elaborando propuestas para avanzar hacia una nueva cultura económica orientada al bien común, una nueva cultura del agua, de la energía, agroalimentaria, de la movilidad, de la salud, de la ordenación del territorio y las ciudades, de la igualdad y de los derechos. Estamos trabajando proponiendo nuevos modelos educativos y comunicativos que nos permitan comprender y actuar con más responsabilidad ante los graves retos del futuro. Hablamos de estos temas en las aulas con nuestros estudiantes y lideramos proyectos de investigación, pero nos damos cuenta de que no es suficiente: el mundo de los grandes negocios y el mundo de la política, nos lleva directos al colapso climático, alimentario, energético, de acceso al agua potable, poblacional y migratorio, a la gran extinción de especies. No paramos de acumular evidencias científicas y no sabemos ya cómo decirlo para que la voz del conocimiento llegue a la sociedad y reaccione antes de que ya sea demasiado tarde

En este sentido concluimos en la importancia de construir una red estatal que nos permita transferir a la sociedad de forma divulgativa el conocimiento acumulado de nuestras investigaciones y experiencias educativas y dar noticias de eventos académicos sobre esta temática.

Para concluir nos reiteramos en manifestar que nuestra juventud, que ve truncado su futuro por falta de empleo, precariedad laboral y precio inasequible de la vivienda, empieza a darse cuenta de que les estamos robando algo más importante y difícil de afrontar. Su generación no tendrá oportunidad de contener el Cambio Climático dentro de unos límites no catastróficos: es tarea a resolver ahora o nunca. Como miembros de la comunidad científica y educativa, desde nuestro compromiso social por la justicia social y climática, apoyamos el movimiento emprendido por la gente joven y les decimos que nos tienen a su lado. Son nuestra esperanza