Carta al alcalde de Sevilla en el aniversario de la Declaración de Emergencia Climática

Manifestación en Sevilla contra el Cambio Climático, 13 de marzo de 2019

Estimado Sr Espadas,

Desde el Movimiento de Entidades por el Clima de Sevilla (MECS) le remitimos esta carta cuando se cumple el 1º aniversario de la Declaración de Emergencia Climática en la Ciudad de Sevilla. Nos gustaría que fuese una carta de felicitación pero,  por desgracia, los pasos dados para encarar la situación de crisis climática en la ciudad dejan muy poco espacio para celebraciones. 

El Ayuntamiento de Sevilla fue pionero en aprobar dicha declaración, y es motivo de orgullo en cualquier foro nacional o internacional relacionado con el cambio climático en el que participa. Sin embargo, la realidad es que nos hemos quedado a la cola en su aplicación. Desde su aprobación, la falta de compromiso y la inacción por parte del ayuntamiento, ponen de manifiesto que no se están realizando cambios reales.

En dicha declaración,  el Ayuntamiento de Sevilla adquiría dos compromisos fundamentales:

  • Emprender una campaña informativa en la que se hable con claridad de la realidad de emergencia climática en la que nos encontramos y de las consecuencias que para quiénes habitamos en Sevilla y Andalucía, así como de los cambios necesarios para reducir el consumo de energía y las emisiones.
  • Puesta en marcha de un amplio proceso de participación, para la elaboración de un nuevo y más ambicioso Plan de Acción por El Clima y la Energía Sostenible (PACES) que impulse el autoconsumo de energía renovable, un Plan de Residuos Cero, un Plan para impulsar la Agroecología en el área metropolitana y un Plan de Renaturalización de la ciudad.

En este sentido, en otoño de 2019, el Alcalde de Sevilla recibió a una representación del MECS, con la que se comprometió a generar encuentros periódicos a fin de incorporar propuestas para actuar juntas ante la Emergencia Climática. Desde entonces, han sido varias las reuniones y el esfuerzo invertido por el MECS a fin de mejorar la adaptación y mitigación de una ciudad tan amenazada por el cambio climático. Desgraciadamente, el Gobierno Local no ha enviado a personas con capacidad ejecutiva a dichas reuniones, dando muestras de una evidente falta de compromiso real con el proceso, como ya ha sido denunciado por el MECS. 

Por otra parte, el MECS considera que la Declaración de Emergencia Climática de Sevilla se aprobó con grandes carencias, ya que el documento final omitía gran parte de las propuestas iniciales (ver documento adjunto), que consideramos fundamentales, en materias tales como:

  • Movilidad: Recuperación del llamado Plan Centro y la declaración de zonas de bajas emisiones contaminantes en otros barrios de la ciudad; Adaptación de la Ordenanza de Circulación de Sevilla a “Ciudad 30”; Diseño e implementación de caminos escolares seguros para todos los colegios e institutos de la ciudad; Desarrollo de las plataformas reservadas para el transporte público en toda la ciudad previstas en el PGOU; Entrada en funcionamiento de las líneas BTR (Bus de Tránsito Rápido) incluidas en el PACES 2016-2020; Crear espacios peatonales, promover la bicicleta y otros medios de transporte no contaminantes.
  • Vegetación: Plan para renaturalizar la ciudad que incluya un programa de plantación de al menos 50.000 árboles y de relleno de todos los alcorques vacíos antes del 2023, con árboles adaptados al clima y al entorno urbano en el que se encuentran.
  • Energía: Conexión inmediata a la red de las instalaciones fotovoltaicas instaladas en los colegios;  Plan para que todos los edificios públicos municipales estén gestionados de manera sostenible: residuos cero, energía renovable y bioclimatización.
  • Sensibilización, Educación e información: puesta en marcha una Campaña de sensibilización ciudadana promoviendo el uso del transporte público y la movilidad activa, la alimentación con productos frescos y saludables de proximidad, la reducción del consumo y la práctica del consumo responsable, la reducción del consumo de agua y energía y el autoconsumo de energía renovable, la reducción de residuos y su correcta separación para su reciclaje.
  • Economía:  promoción de la economía local y de proximidad y estudio del impacto ocasionados por la proliferación de grandes superficies comerciales.
  • Contaminación: campaña de control urgente de la calidad del aire de cara a adoptar medidas efectivas de reducción de la contaminación atmosférica.
  • Colaboración con otros organismos públicos:  colaboración con las demás Administraciones Públicas y con las universidades ubicadas en el área metropolitana, en todas las actividades relacionadas con el estudio y la acción sobre el clima y la salud pública. En particular, para realizar estudios epidemiológicos, rigurosos e independientes, sobre los efectos de las emisiones de agentes contaminantes atmosféricos.

Este año ha sido usted reelegido como Presidente de la Red de Ciudades por el Clima, además de ser miembro del Consejo de Gobierno del Pacto Europeo de Alcaldes por el Clima. Estas responsabilidades  le deberían exigir  un mayor compromiso  con el medio ambiente de  la ciudad que gestiona.

Se nos acaba el tiempo. Es urgente que usted se tome en serio la Declaración de Emergencia Climática, y ponga en marcha las medidas previstas en el PACES (incluida su mesa de seguimiento), como las propuestas en el primer borrador de Declaración de Emergencia Climática. La lucha contra el cambio climático no puede esperar.

Sevilla, 27 de Julio de 2020.

Entidades firmantes:

Acción en Red Sevilla, Acontramano Asamblea Ciclista de Sevilla, ADTA, Asamblea de Cooperación por la Paz, CCOO-Sevilla, Ecologistas en Acción Sevilla, Ecourbe, Enlázate por la justicia (Justicia y Paz, Entreculturas, Proclade Bética, VidesSur, Acción Verapaz, Cáritas, Bosco Global), Fundación Savia, Greenpeace, Justicia Alimentaria, METAS ( Foro de Movilidad Eficiente y Saludable), Parque Vivo Guadaíra, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, Red Andaluza de la Nueva Cultura del Agua, Red Sevilla por el Clima, Universidad y Compromiso Social.