Emergencia Climática

Recomendamos el artículo publicado en
https://portaldeandalucia.org/opinion/emergencia-climatica/ por el catedrático jubilidado de Economía Ecológica Manuel Delgado. Es imprescindible atender a las causas si queremos acertar con las propuestas para hacer frente al titánico reto al que nos enfrentamos

Dibujo y diseño de Rocío Curto, estudiante de arquitectura de la Universidad de Sevilla

Extracto:

«Desde el Protocolo de Kyoto, firmado en 1997, se vienen prometiendo reducciones de las emisiones de CO2 que no han pasado de la retórica. Las emisiones no han dejado de crecer tendencialmente desde que hay registros en los años 60. En concreto, tres años después del Acuerdo de Paris de 2015, que volvió a despertar todas las expectativas mediáticas de que “esta vez ya sí”, en el año 2018 las cantidades de CO2 emitidas han alcanzado su máximo histórico.

Esta inoperancia hay que relacionarla con uno de esos juegos de prestidigitación a los que el poder ya nos tiene acostumbrados. Es en gran medida resultado de centrar la atención en los síntomas y “desentender”, no de manera inocente ni neutra, las raíces del problema. Porque no cabe preocuparse de los residuos o vertidos a la atmósfera sin ocuparse de la gestión y el uso que se hace de los materiales y energía extraídos que los originan. El problema son las extracciones antes que las emisiones.

Pero poner ahí el foco sería alumbrar sobre uno de los rasgos esenciales de la modernidad y el capitalismo: su carácter extractivo. Supondría aceptar y poner en evidencia que, para poder atender sus necesidades de reproducción y expansión, los procesos de acumulación de capital requieren cantidades crecientes de materiales y energía. Necesitan la explotación y apropiación a gran escala de la naturaleza. Esta necesidad es la que ha llevado a que, desde los inicios del capitalismo, la cantidad de materiales y energía utilizados no haya parado de crecer. En los últimos cincuenta años lo ha hecho de forma exponencial, de modo que, mientras los discursos oficiales se rellenaban con el término “sostenibilidad”, los requerimientos de materiales y energía se han multiplicado por cuatro. Cada vez se necesita utilizar más “recursos naturales” por unidad monetaria de PIB. La realidad ha discurrido por un camino en el que el conflicto entre economía y naturaleza está llegando al límite. Estamos al borde del precipicio ecológico, que viene siendo al mismo tiempo precipicio social».

(para acceder al artículo completo usa el vínculo que hemos dejado en la cabecera)

CLASE INAUGURAL DEL CURSO: EMERGENCIA CLIMÁTICA ¿Cómo responder a este reto desde la universidad?

Universidad y Compromiso Social por el Clima invita a que la primera clase del curso en todas las asignaturas de la Universidad se dedique al tema de la Emergencia Climática

Dibujo de María del Mar Sánchez Fernánez, estudiante de Arquitectura, U.S., curso 2017-18

Introducción

Universidad y Compromiso Social por El Clima, grupo interdisciplinar de profesores y profesoras de la Universidad de Sevilla, asumiendo las conclusiones del IPCC24 “Calentamiento global de 1,5 °C”, en coordinación con las movilizaciones sociales frente a la emergencia climática encabezadas por los jóvenes en todo el mundo y agrupadas en torno a la plataforma 2020 Rebelión por el Clima, para la semana del 20-27 de septiembre, así como alineados con los compromisos adquiridos por parte de la Universidad de Sevilla, el 23 de julio, al suscribir La Carta que Declara el Estado de Emergencia Climática, ha decidido promover, como iniciativa abierta a todas las profesoras y profesores de la universidad de Sevilla, la iniciativa de comenzar el curso dedicando la primera lección al tema de la emergencia climática.

Esta acción se enmarca en una línea de trabajo que tendrá continuidad durante el curso en la que pretendemos ir construyendo una red de investigación y educación por el clima y de transferencia de conocimiento a la sociedad. Entre nuestros objetivos está promover la elaboración con metodología participativa de un Plan de Acción frente a la emergencia climática que permita marcar objetivos ambiciosos evaluables año a año, en las tres líneas suscritas en la Declaración de Estado de Emergencia Climática suscrita por la Universidad de Sevilla.

Con objeto de facilitar la coordinación de estas acciones, proponemos a los y las colegas docentes de nuestra universidad el siguiente esquema para dicha lección, esquema que, lógicamente, podrá ser adaptado a cada situación y a cada disciplina concreta.

Tema: La acción de la Universidad frente a la emergencia climática.

Justificación

El informe del IPCC (panel de expertos intergubernamental de Naciones Unidas) para la Cumbre Mundial del clima de Katowice 2018 (COP24) concluye con una voz de alarma que advierte que estamos perdiendo batallas en la lucha contra el cambio climático y que sus consecuencias pueden ser catastróficas para la humanidad. El Clima es un sistema complejo que no se comporta de forma lineal. Para evitar sobrepasar un punto de no retorno que puede activar círculos de acción-reacción que amplifiquen el problema y sus consecuencias, marca un límite máximo de seguridad en el incremento de la temperatura media del planeta en 1,5ºC y advierte que para poder cumplirlo de aquí a 2030 se deberán reducir en al menos un 45% las emisiones de CO2 a la atmósfera. Para lograrlo serán precisos cambios muy importantes, para los cuales “se necesita un esfuerzo sin precedentes, en cuestión de energía, industria, transporte, agricultura, ciudades y edificios. Llegar a reducir alrededor de un 45% las emisiones globales de CO2 de origen humano en 2030, respecto a los niveles de 1990, y lograr el ‘cero neto’ en 2050”.

La Carta que declara la Emergencia Climática suscrita por la universidad propone avanzar rápidamente hacia un Campus neutro en emisiones y la compromete a incrementar sus esfuerzos en investigación y educación para generar conocimiento y dotar de herramientas a los futuros profesionales universitarios para hacer frente a este reto.

  1. Movilizar más recursos para la investigación orientada a la acción sobre el cambio climático y la creación de habilidades;
  2. Comprometerse a ser carbono neutral para 2030 o 2050 a más tardar;
  3. Aumentar la entrega de educación ambiental y de sustentabilidad a través de los programas de alcance curricular, campus y comunidad.

El sistema europeo de Educación Superior introduce la adquisición de competencias específicas, genéricas y transversales que nos sirven de marco para abordar, mediante el aprendizaje basado en problemas, este “gran problema”. Por tanto, dar respuesta a un problema relevante puede abrir un proceso pedagógico de investigación, por parte de estudiantes y profesores, para abordarlo, mediante el cual se construya conocimiento socialmente relevante que pueda ser transferido al campo de la acción.

¿Cómo podemos trabajar el tema con los estudiantes?

Tras justificar ante nuestro alumnado por qué dedicamos la primera lección del curso a este tema, podemos proceder del siguiente modo.

  1. Lectura de un texto o proyección de una imagen o vídeo que permita introducir el tema. Podría utilizarse este conocido video de la intervención de Greta Thumberg en la COP 24 de Katowice (Duración: 3´24´´): Si se quiere ampliar, también se pueden utilizar otros videos, como por ejemplo, este documental sobre “La historia de las cosas” (21`24«)
  2. Se propone a los alumnos que se tomen un tiempo para pensar y responder individualmente la siguiente pregunta u otras similares (5 min) y se pide a los estudiantes que entreguen sus respuestas.
  3. ¿Qué puede hacer la Universidad (o nuestra disciplina o materia) para hacer frente al reto de la emergencia climática?
  4. ¿Qué podemos aportar como profesionales o futuros profesionales de nuestras disciplinas?
  5. ¿Qué podemos hacer cada una de nosotras y nosotros como ciudadanas/ciudadanos?
  6. Se pide a los estudiantes que en grupos de 3-7 personas pongan en común las respuestas, las discutan y elijan las 3 más relevantes. Cada grupo elige un secretario portavoz.
  7. Se ponen en común las respuestas, se anotan en la pizarra o en un papel grande y se discuten.
  8. Se extraen conclusiones y se plasman por escrito.

Se recogerán las respuestas para luego poderlas analizar y en base a eso realizar secuencias concretas que pudiesen aportar estrategias o herramientas para ayudar a conseguir los objetivos y metas propuestas. Al finalizar el cuatrimestre podríamos preguntarles por el grado de consecución del reto.

Se ruega a todas las profesoras y profesoras participantes que decidan sumarse a la iniciativa se pongan en contacto con los compañeros de Ciencias de la Educación van a coordinar el análisis de las respuestas, enviando un correo a ffgarcia@us.es