Investigación y Acción por el Clima se suma a la huelga global por el clima convocada el 24 de mayo

Juventud por el Clima convoca el 24 de mayo a una nueva huelga climática. Cada día aparecen nuevas evidencias científicas de que nos encontramos en situación de emergencia climática y no estamos incidiendo mínimamente en una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde 2016 se aprecia una clara disminución de la superficie que cubre el hielo ártico. La desaparición de este hielo está activando un bucle de realimentación positiva del cambio climático: menos hielo implica menor reflexión de radiación y más calor. Por otra parte amenaza la liberación de gas metano contenido baja la capa de permafrost.

La lógica del crecimiento de la economía globalizada continúa demandando un creciente consumo de energía fósil. La crisis climática es un síntoma del rápido agotamiento de recursos energéticos y materiales no renovables que pone en jaque a la civilización industrial y la cultura productivista y consumista. Necesitamos un cambio de paradigma basado en un cambio de valores, que ponga la vida en el centro. Es posible vivir mejor consumiendo menos recursos no renovables y reduciendo drásticamente las emisiones contaminantes y las montañas e islas de residuos.

Esta convocatoria coincide en Europa con el cierre de la campaña electoral para renovar el parlamento europeo. En España coincide además con el cierre de la campaña de las elecciones municipales. Esperemos que los principales líderes políticos se decidan de una vez a hablar claro de la situación de emergencia en la que nos encontremos y que centren sus discursos en plantear el cambio de rumbo que necesitamos.

Un acto de amor por la vida y con la gente

Yayo Herreno en ctxt propone 4 pilares irrenunciables: reducción de huella ecológica, de emisiones de CO2, equidad y ética del cuidado (aquí enlace al texto completo)

Querida comunidad de CTXT:

Este 15 de marzo ha sido un día muy especial para todas las personas que estamos preocupadas por la situación política y económica y,  a la vez,  somos conscientes de que la crisis ecológica y sobre todo el binomio inseparable que conforman el cambio climático y el declive de energía y materiales están en el núcleo central de esta crisis.

El viernes, la gente más joven abandonó sus institutos y universidades para denunciar que los adultos de la sociedad de la que forman parte han declarado la guerra a la vida y están haciendo inviable su futuro. Jóvenes, adolescentes, niños y niñas han puesto un espejo delante de la sociedad en la que viven. La imagen reflejada parece pintada por Goya. Representa a Saturno devorando a sus propios hijos. A ellos. Por eso salen a la calle.

Nuestra sociedad se autodenomina sociedad del conocimiento pero la economía y la  política que la organizan son analfabetas en el plano ecológico, es decir, en el plano de la vida, y las subjetividades e imaginarios que se crean bajo ellas discurren divorciados de la realidad material.

Se nos ha olvidado que somos una especie viva que obtiene absolutamente todo lo necesario para vivir de ese medio natural. Hemos aprendido a mirar a la naturaleza –y a los cuerpos– desde la exterioridad, la superioridad y la instrumentalidad. (leer mas)