Ideas para un Plan de Acción de Emergencia Climática

Pablo Contreras Villadóniga, estudiante de Dibujo 4, Ideación, curso 2019/20. Prof. Esteban de Manuel Jerez

Diseño de cartel para la Exposición «Ideas para un Plan de Acción de Emergencia Climática para el Campus de Reina Mercedes». Dibujo de Pablo Contreras Villadóniga

Lunes 23 de septiembre de 2019, comienzo del nuevo curso y semana por el clima. Al llegar a clase nuestro profesor de Dibujo 4, Esteban de Manuel Jerez, nos informa de que la Universidad de Sevilla ha suscrito la carta que declara el Estado de Emergencia Climática. A partir de este momento, nuestra mente cambia y nos adentramos en una aventura de búsqueda de soluciones y concienciación para revertir la actual situación de cambio climático hasta la que hemos llegado. Este camino que emprendimos no se quedará únicamente relegado a una semana temática como cualquier otra más en todo el año, sino que se extenderá a lo largo del curso a través de la asignatura de Dibujo 4 formando un grupo de trabajo en el que surgirán diversidad de ideas, algunas mejor que otras, pero todas aportan su granito de arena a la causa por la que luchamos, pudiendo complementarse entre ellas.

Como dice el antiguo refrán: “dos cabezas piensan mejor que una”, no hay mejor frase para definir este proceso que empezamos en el mes de septiembre, trabajando colectivamente con el fin de exponer a toda la comunidad educativa nuestro trabajo de investigación e ideación para un plan de acción de emergencia climática de la Universidad de Sevilla. Puede que estas ideas nunca se lleguen a realizar, siendo lo más probable, pero el paso más importante está dado y, no es otro que el de educar con una visión del hábitat más sostenible con el objetivo de lograr emisiones cero de dióxido de carbono para el año 2050.

Durante el desarrollo del plan de acción se trataron diversos aspectos, todos ellos con el mismo propósito. Sintéticamente, se pueden diferenciar éstos en tres bloques temáticos bien definidos. El primero que abarcamos fue el plan de acción por el clima de la Universidad de Sevilla, posteriormente se realizó un plan de movilidad y, finalmente, nos centramos en el campus barrio de Reina Mercedes para convertirlo en un espacio más verde. Introducidos brevemente los puntos abordados pasamos a explicar, a continuación, cada uno de ellos con más detalle y profundidad.

1. PLAN DE ACCIÓN POR EL CLIMA DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA.

Por último, creamos pequeños grupos de debate con la intención de buscar alternativas a la movilidad actual hacia la universidad de una manera más sostenible, desde promover aplicaciones para compartir coche, hasta reclamar la vuelta de la puesta en marcha del servicio de préstamos de bicicletas de la Universidad de Sevilla (SIBUS). Con esta última idea lo que se pretendía era incentivar el uso de la bicicleta para desplazarse a la universidad y, gracias a ello, obtener una serie de puntos en forma de premio que se pueden canjear para conseguir, por ejemplo, un bono de un almuerzo en el comedor universitario. Con ello, todos los estratos de la universidad colaboran entre sí en pro de la iniciativa. Por esto, se elaboró un cartel anunciador y reivindicativo sobre la puesta en marca de dicho servicio, además de un mapa con las ciclovías actuales de Sevilla y los diferentes aparcabicis existentes a lo largo del recorrido.

Este bloque se enfoca básicamente en transmitir el problema del cambio climático a través de una campaña de comunicación audiovisual llamando la atención, sobre todo, a la comunidad educativa. Una vez captada la atención, era necesario realizar un diagnóstico enfocado a la movilidad de los estudiantes hacia la universidad a través del cálculo de su huella ecológica y, más concretamente, la de carbono. El último paso consistía en buscar una solución al problema planteado anteriormente, es decir, llevar a cabo una acción de repensar como decrecer la huella contando con un bajo coste económico.

Para que una campaña de comunicación audiovisual tenga éxito ésta debe fundamentarse en una serie de estrategias. En este caso, el principal elemento empleado fue el uso de colores muy característicos y definidos, como los de un semáforo (rojo, ámbar y amarillo), para expresar a través de ellos las sensaciones que en cada fase se quería transmitir, como el peligro, la estimulación, el optimismo, la acción, la esperanza, el bienestar…, y todo ello sobre un negro como telón de fondo como criterio de unificación de la campaña.


Cuaderno de ideación. Pablo Contreras Villadóniga

Para llamar la atención a lo que se recurrió fue a la comparación entre la actualidad y el pasado remontándose a la época de los dinosaurios. Para ello, se tomó la bola del mundo como escenario donde representar la cronología en tres partes diferenciadas, quedando reservada una porción en forma de triángulo exclamativo para el futuro, dando a entender que es algo incierto si seguimos actuando como hasta ahora lo hemos hecho. Se relaciona la vida en la Tierra como un tablero del que los dinosaurios ya fueron eliminados (extinguidos) por el cambio climático, haciendo una comparativa con la situación actual si queremos lo mismo para nosotros.


Cuaderno de ideación. Pablo Contreras Villadóniga

Después de llamar la atención, para hacerla efectiva había que concienciar a los estudiantes mostrándoles su huella de carbono cuando se desplazaban a la universidad desde sus hogares. El mejor modo de hacerlo era mediante una encuesta que diese resultados para ponerlos en común y buscar una óptima solución para el decrecimiento. Si se realizaba un simple cartel quizás no era tan atrayente la campaña, por lo que se optó por el diseño de un photocall, es decir, unos cartones expositivos con distintas formas de movilidad y la huella de carbono que desprende cada uno. De esta forma, se creaba una exposición participativa, te puedes haces fotos en ella y, además, la puedes compartir en redes sociales, por lo que se le da una mayor difusión. A la vez que es entretenido, es también educativo, ya que se visualiza desde qué perspectiva ve uno el mundo por el que se mueve.


Cuaderno de ideación. Pablo Contreras Villadóniga

2. PLAN DE MOVILIDAD DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA.

En el bloque que se nos presenta a continuación se trataba de elaborar un plan de movilidad tanto a nivel urbano como metropolitano. El primer punto por abordar era la situación actual del transporte público, por tanto, asignando tareas cada alumno se dedicó al análisis de uno con mayor detalle, tanto recorrido como paradas, a través de la representación en un mapa en el programa QGIS. Posteriormente, se hizo un diagnóstico del análisis realizado previamente en cuanto al número de pasajeros que tiene cada línea, la frecuencia por la que pasa por las paradas y se trazaron buffer de 300 m de radio para determinar que zona abarcaban las paradas.

Una vez analizada la situación actual del transporte, comenzaba un proceso de diagnóstico para la adaptación, en la medida de lo posible, de la red de TUSSAM a una línea de alta capacidad (BRT), estos son autobuses con mayor velocidad que podrían seguir un trayecto al metro planteado en Sevilla, pero sobre superficie. Con esta premisa, nos dispusimos en dos grandes grupos de trabajo, uno se dedicaba al ámbito urbano y otro al metropolitano. Primero, cada uno realizó su propia ideación de líneas de BRT, mostrando especial atención a la intermodalidad con otras redes de transporte, como las del metro, el tranvía o el cercanías.


Cuaderno de ideación. Pablo Contreras Villadóniga

Tras una puesta en común y sopesando las oportunidades y las debilidades, se dieron las principales claves para el trazado de las líneas. En el área urbana, se realizaron una línea circular, una norte-sur paralela al río con opciones de extenderse hacia lo metropolitano, una norte-sureste a escala más urbana y otras dos que enlazasen la zona oeste del otro lado del río con Sevilla Este.

Con todo esto, se procedió al reparto de las líneas de BRT para su posterior desarrollo individual. Se configuraron los parámetros básicos de cada línea como la longitud, la frecuencia, el número de paradas, el número de vehículos, el tiempo de recorrido y todo ello con una velocidad de 20 km/h. También se tuvo en cuenta la intermodalidad con otras líneas de BRT y con otros servicios de transporte.

Finalmente, era el momento de la cohesión entre lo urbano y lo metropolitano, por tanto, algunas de las líneas de BRT urbanas desarrolladas anteriormente se extendieron hacia la metrópolis en todas las orientaciones posibles. Las principales líneas de extensión se desarrollaron hacia una zona clave en la movilidad diaria sevillana, ésta es la zona del Aljarafe. Por tanto, se procedió a una vertebración a través de una línea que desde La Algaba al norte recorría el extremo del río para desviarse al oeste hacia Bormujos, otra perpendicular al río que se dirige a Gines y otra que, viniendo del área urbana tras atravesar el río, se desvía hacia el sur. Aparte la línea norte-sur urbana se extendió hacia La Rinconada al norte y hacia Dos Hermanas al sur, y al este una se desvió hacia Carmona cogiendo por el aeropuerto y la otra hacia Alcalá de Guadaira al Sureste.


Cuaderno de ideación. Pablo Contreras Villadóniga

Sin embargo, con todo esto aún no teníamos la forma más adecuada de transmitir la nueva propuesta a la comunidad educativa, hacía falta un medio más eficaz, fácil y rápido de entender. Por lo que se procedió a la elaboración de un mapa sinóptico de la red de alta capacidad que se había desarrollado. De esta forma, con un rápido vistazo, uno puede visualizar en poco tiempo en donde se encuentra, qué línea tomar, que intermodalidad tiene… El mapa sinóptico, al ser un plan de movilidad de la Universidad de Sevilla y, por tanto, especialmente elaborado para los estudiantes, debía tener un claro identificador de los diversos campus repartidos a lo largo de la ciudad, esto se consiguió usando como reclamo la trompeta del símbolo de la Fama de la universidad. Además. Debía contener símbolos identificadores de la intermodalidad en cada parada y los aparcamientos parkandride para dejar los automóviles privados y tomar otro medio de transporte más sostenible para moverse por la ciudad. Como identificador principal reconocible del lugar se puso el río Guadalquivir y también se diferenciaron dos zonas con distinto color, la metropolitana y la urbana.


Cuaderno de ideación. Pablo Contreras Villadóniga

3. CAMPUS VERDE REINA MERCEDES

Llegamos al último bloque, que se centra en una zona más a escala de barrio, en concreto el de Reina Mercedes, que contiene uno de los campus más importantes y densos de la Universidad de Sevilla. El objetivo en este caso es el de transformar la situación actual del barrio, partiendo desde una visión más general y global, en cuanto a la estructuración del barrio y la movilidad en él, hasta terminar en detalles a nivel de edificio.

La primera acción llevada a cabo fue el análisis de la red viaria del barrio para la posterior reorganización del actual sistema en supermanzanas verdes. La principal característica de éstas es su prohibición de entrada de automóviles en su interior, sólo en ocasiones puntuales para carga y descarga de comercios y vehículos de residentes. Para la disposición de las supermanzanas se tuvo en cuenta el análisis previo de las actividades que se desarrollan en el barrio. De esta forma, se definieron un total de 5 supermanzanas, controlando que las dimensiones no sobrepasaran los 500 m más o menos de longitud de perímetro. Se definió una supermanzana para todo el campus educativo, otra residencial y educativa, otra compartiendo las actividades comerciales con residencial, y las otras dos residenciales con actividades comerciales, de servicios y educativas. Como eje principal se conservó la avenida de Reina Mercedes para el transcurso de las líneas de BRT propuestas con anterioridad. Tras la reorganización en supermanzanas, se realizó una comparativa del espacio público en una de las supermanzanas que se ganó para el peatón en detrimento del automóvil y una sección modificada de la Avenida Reina Mercedes, incluyendo múltiple vegetación, ya que ayuda en la absorción del dióxido de carbono.

Aparte de organizar el sentido de las vías tanto fuera como dentro de las supermanzanas, se debía dar una solución para una movilidad sostenible a través del barrio con el uso de la bicicleta, para ello se identificó primero la red de ciclovías existente y los nodos atractores de la zona para, a continuación, realizar una propuesta tanto de ciclovías segregadas (con una velocidad de 50 km/h) como compartidas dentro de las supermanzanas (con una velocidad de 20-30 km/h), atendiendo especialmente a la ubicación estratégica de las paradas para una intermodalidad con las líneas de BRT.


Cuaderno de ideación. Pablo Contreras Villadóniga

Luego se realizó un estudio de cómo quedaría la sección modificada de la calle Luca de Tena con la incorporación de la ciclovía.


Cuaderno de ideación. Pablo Contreras Villadóniga

Otro de los aspectos esenciales en la movilidad de las supermanzanas es el de desplazarse a pie, para ello, se deben disponer una red de itinerarios peatonales. En nuestro caso, esta red peatonal iba enfocada, sobre todo, a la conexión de los centros educativos de la zona. El objetivo final es obtener un plano metrominuto que pueda usar el usuario pasa moverse por la zona sabiendo previamente cuanto va a tardar y cual es el recorrido más corto. En base a esto, se tomaron una serie de hitos para tenerlos de referencia a la hora de mirar el plano e indicar la distancia hacia cada punto. Aparte, para no quedarse exclusivamente en la zona y tener cierta información del entorno más cercano, se añadieron una serie de extensiones claves y reconocibles: en el norte el Parque María Luisa, en el sur el Parque del Guadaíra y el Sadus, en el Oeste la sede de Correos y en el este el Hospital Virgen del Rocío y la estación del cercanías. Para la realización de las vías peatonales se tuvieran en cuenta distintos criterios para su configuración, pudiendo ser totalmente peatonales, compartidas con la bici, de prioridad para el peatón o de aceras de 2,5 a 5 m. En el metrominuto era prioritario definir además de el tiempo de cada recorrido a pie, la intermodalidad en cada nodo y donde se sitúan los principales aparcamientos.

Como última actividad cerrando el bloque nos centramos más en uno de los edificios que componen el barrio campus de Reina Mercedes, pudiendo ser uno residencial, el CRAI o uno de los edificios de la ETSA, enfocado hacia el autoconsumo y la rehabilitación energética del edificio. Antes de adentrarnos de lleno en la labor que nos incumbe, era propicio analizar las posibilidades del edificio para visualizar las soluciones más adecuadas a adoptar. Conociendo los puntos débiles y fuertes del edificio del CRAI, se decide reformar integralmente la fachada completa aludiendo no sólo ya a una rehabilitación energética, sino también a una resignificación del edificio, es decir, utilizarlo como vía de concienciación de cara a la comunidad educativa y la población en general.

Además, otro punto que se abordó fue el del autoconsumo, para ello se realizó una estimación del número de paneles solares que podía albergar la cubierta y la fachada sur, siguiendo una envolvente continua, dando como resultado un excedente que se podía compartir a otros edificios del campus. Para no quitar la posibilidad de darle un nuevo uso a la cubierta a modo de zona de descanso, se decide colocar pérgolas que incluyen los citados paneles solares.
Respecto a las fachadas este y oeste, se decide recubrirlas mediante una envolvente vegetal que ayuda a regular la temperatura en el interior del edificio, aparte de que ayuda en la absorción del dióxido de carbono. Por último, en la fachada norte se opta por un revestimiento textil con un diseño especializado recordando, por una parte, el motivo de la construcción del edificio y, por otra, haciendo una comparativa con la situación actual lanzando un mensaje de concienciación a la ciudadanía.

Como punto culmen de la asignatura se realizó una exposición y presentación en público en el CRAI Antonio de Ulloa de las ideas del plan de acción que habíamos estado trabajando desde el principio. Llegamos al final de trayecto, sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer. La primera piedra está puesta y, a partir de ahora, todos tenemos una perspectiva más sostenible tanto arquitectónicamente como personalmente.